sábado, 18 de diciembre de 2010

"Tarde en el Hipódromo"

De pequeñito me gustaban muchísimo los caballos. Algunos sábados por la mañana hacíamos excursiones de 3 horas saliendo desde un rancho por detrás de "El arenal". Mi caballo se llamaba negrito. Era una bestia grandísima e incontrolable cuando se montaba un adulto, incluso se ponía a dos patas intentando descabalgar a su montura. Pero cuando me subía yo o cualquier niño era muy muy manso y obediente. Recuerdo las rápidas cabalgadas que nos hacíamos por las largas rectas de tierra del recorrido.
Pero los caballos del Hipódromo Son Pardo aunque son unos grandes atletas no galopan como Negrito sino que son Trotones, tirando de un pequeño carro con jinete. Me recordaba a dos grandes atletas que tenemos en estas islas: A Bernardo José Mora que es un trotador incombustible que precisamente lleva 4 horas compitiendo en las 24 h de atletismo en Barcelona y a nuestro amigo Toni Contestí que también ira trotando 500 km. arrastrando un trineo por las tierras del Yukón en Alaska el mes de febrero por una buena causa.

No hay comentarios: